Los abscesos son un problema que ninguna persona desea experimentar. Estos pueden aparecer en cualquier área del cuerpo y la zona dental no escapa de ellos. Se trata de un inconveniente del que poco se habla, pero que llega a afectar a miles de personas en el mundo. Trayendo consecuencias poco agradables, que sin duda todos quisiéramos evitar.

Esta afección puede provocar muchas molestias en la boca. Y habitualmente buscamos resolverla desde casa sin la atención profesional correspondiente. Un error que podría empeorar la situación de forma crónica. Para evitar esto, siempre será recomendable acudir a un experto, quien buscará la causa de aparición del absceso y la mejor forma de tratarlo. A continuación detallamos todo lo que debes saber sobre esta enfermedad.

¿De qué se trata un absceso dental?

Hablamos de un depósito de pus en un diente, provocado por una infección bacteriana. Puede manifestarse en diversas zonas de la pieza como al final de la raíz dental o  en las encías. Esto causa una inflamación punzante y dolorosa alrededor de toda el área afectada. Puede ser excesivamente dañino para el diente y de no tratarse a tiempo, incluso afectar los huesos mandibulares.

¿Por qué aparecen los abscesos dentales?

La higiene inadecuada de la boca es la razón principal de aparición de cualquier enfermedad bucodental. Al eliminar incorrectamente los alimentos del área, la formación de caries se incrementa.

Estas acumulaciones de pus, también conocidas como flemones, son provocadas por una infección cariosa con tratamiento inadecuado. También puede ser a causa de una fractura dental por la que se filtran bacterias, que se depositan en la pulpa de la pieza hasta contaminarla. Otra razón que genera este problema son las enfermedades de las encías, donde se acumulan una gran cantidad de residuos de alimentos que llevarían a la formación de un absceso.

¿Cómo identificar un absceso dental?

Es posible reconocer la presencia de un absceso en la boca al presentar algunos síntomas, los cuales podrían ser:

  • Dolor intenso y prolongado de un diente.
  • Hipersensibilidad de un área de la dentadura.
  • Molestias en la masticación.
  • Inflamación de una zona del rostro.
  • Hinchazón de la encía.
  • Dificultad para deglutir.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Fiebre.

¿Cómo tratar un absceso dental?

Para eliminar este problema, ante los síntomas antes descritos lo primordial será acudir a un profesional. Quien explorará la cavidad oral para conocer la magnitud del absceso y determinar la mejor forma de tratarlo. Lo que se busca es erradicar la infección y evitar la pérdida de la pieza afectada. Algunas opciones que pueden solucionar este inconveniente son:

  • Drenar el absceso: Para ello el experto abrirá la zona afectada para eliminar el pus acumulado. Posteriormente realizará una limpieza con solución salina. Con esto se paraliza el avance de la infección.
  • Tratamiento de conducto: Si existe la posibilidad de que la pieza afectada pueda perderse, se ejecuta una endodoncia para salvarla.
  • Extraer el diente: Cuando la situación ha avanzado demasiado y el diente no puede salvarse, la opción más saludable será practicar una exodoncia.
  • Toma de antibióticos: Si la infección se ha extendido a otras zonas de la boca, el odontólogo recetará antibióticos para atacarla.

De presentar cualquier síntoma que pudiese indicar la presencia de un absceso dental, los especialistas del Instituto Odontológico Quirón Sabadell están preparados para atenderte y ofrecer el mejor tratamiento. Podrás visitar sus instalaciones en el Hospital Quirón Salud del Vallés en la ciudad de Sabadell, donde encontrarás a los mejores odontólogos de la zona.

Leave a Comment