Indudablemente, el recipiente define al producto. Esta máxima es aplicable en casi cualquier campo pero si se trata de la industria farmacéutica, se sobredimensiona esta expresión. Los envases ocupan un lugar de extremo privilegio en toda la cadena de fabricación y distribución de medicamentos.

El desarrollo e introducción de diversos materiales, principalmente complejos polímeros le permitió a la industria farmacéutica alcanzar nuevos niveles con sus fármacos. La disposición segura en el resguardo y traslado de cualquier medicamento ahora es posible gracias a los útiles recipientes. Una amplia variedad de tipos de envases farmacéuticos provee a los prestadores de servicios de salud así como pacientes una verdadera alternativa.

Los polímeros en la preferencia de los fabricantes y consumidores

La elaboración de envases farmacéuticos esta pródigamente dominada por los plásticos. Las resinas y polímeros han avanzando hasta lograr verdaderos componentes que tienen infinidad de aplicaciones. Pero es sin duda como envase de todo tipo donde los plásticos han encontrado su nicho ideal.

La industria farmacéutica los favorece por encima de otros materiales. Entre las principales ventajas del uso del plástico como envase primigenio de cualquier medicamento tenemos los siguientes:

  • Extraordinaria versatilidad. Los polímeros pueden integrar distintas propiedades. Un envase a partir de estos compuestos puede ser muy rígido o flexible si así se le desea. Asimismo, se logran obtener distintas formas o diseños lo cual le convierte en una característica de alto valor comercial.
  • Densidad molecular baja. Los polímeros son de los materiales más livianos que existen. Gracias a ello son de fácil manejo y transporte.
  • Son de muy bajo costo de producción, lo que significa grandes ahorros para la industria farmacéutica.
  • Son de comprobada higiene además de ser altamente seguros.
  • Cumple los estándares de exigencia ambiental. Los envase farmacéuticos son reciclables.
  • Incompatibilidad química: la mayoría de los envases de plásticos son inertes con el contenido que resguardan. Esto garantiza la seguridad del medicamento a utilizar.

El plástico seguirá ocupando el lugar como el más empleado recipiente de fármacos. Sin embargo, existe otros materiales que le sigue muy de cerca. Entre los elementos que compiten con los plásticos destaca el vidrio.

La pureza del vidrio: su carta de presentación

El vidrio posee cualidades que o hacen superior en algunos aspectos al resistente y económico plástico. La elección del vidrio como envase farmacéutico es una alternativa valida e inclusive obligatoria en algunos casos. Repasemos a continuación algunas características del vidrio:

  • Luz: el vidrio puede incorporar grosor o color suficiente para impedir que los la luz solar o artificial altere el contenido de cualquier envase
  • Humedad: cierre hermético y elementos impermeables, hacen que el vidrio le sea casi imposible transmitir humedad hacia el interior del envase
  • Temperatura: el vidrio posee cualidades térmicas que le permite mantener temperaturas regulares. Esto protege a los componentes y principios activos de los medicamentos.

Cada medicamento requiere de condiciones mínimas necesarias para su envasado o transporte. Ya sea un dosificador, dispensador, nebulizador, jeringas o un simple envase, el material en donde sea resguardado deberá cumplir con las exigencias sanitarias.

Leave a Comment